Sandro será homenajeado en las tablas del Independencia.

El espectáculo es organizado por Andrea Fernández, titular del Programa Voz Prevenís, destinado a pacientes con enfermedades de laringe.

En la oportunidad, Olga Garaventa, viuda de Sandro, será nombrada madrina del plan provincial.

Roberto Sánchez falleció hace poco más de un año en nuestra provincia, a raíz de su enfermedad pulmonar. El artista se consagró como ídolo de multitudes y, hasta el día de hoy, es recordado y añorado por miles de fanáticos. Este viernes, el Gitano será homenajeado en Mendoza. ¿El motivo? Se celebra el Día Mundial de la Voz, y la titular del Programa Voz Prevenís, Andrea Fernández, decidió realizar un tributo en honor a su paciente.

La cita es a las 21 en las instalaciones del teatro Independencia (Chile y Espejo). En el tributo, que será a beneficio de Cáritas Mendoza, varios artistas mendocinos subirán a escena para recordar a Sandro. De este modo, figuras como Pocho Sosa, Sandra Pionetti, el Coro de la Legislatura, La Scandalosa y Cristina Castro se convertirán en los hacedores del espectáculo. Pero no serán los únicos, sino que en la oportunidad, los mendocinos contaremos con la presencia de una invitada de honor: Olga Garaventa, la viuda de Sandro, quien serán nombrada madrina de dicho programa.

LA GESTORA DEL ESPECTÁCULO.

Andrea Fernández es una reconocida fonoaudióloga de Mendoza. Es la creadora del Programa Voz Prevenís, que fue creado el 16 de abril del 2005 por iniciativa propia. La sede nació con la necesidad de crear un programa de prevención del cáncer de laringe y enfermedades vocales, por lo que fue declarado en el 2008 de interés legislativo, cultural y provincial. “Para mí es muy importante celebrar el Día Mundial de la Voz homenajeando a Sandro.

Tuve la dicha de atenderlo durante su paso por Mendoza y debo reconocer que fue un paciente ejemplar. Su lucha incansable me llevó a pensar que podía recuperarse, por lo que el desenlace que tuvo me sorprendió por completo”, expresó en diálogo con El Sol la especialista. “Esta es la quinta edición del evento y me pareció importante invitar a Olga, para que sea la madrina de nuestro programa. Tanto ella como Roberto fueron dos seres maravillosos, manifestaron un respeto absoluto por los profesionales que lo atendimos y eso es lo que hoy me lleva a agradecerle a esta mujer luchadora”, añadió.

DETALLES DEL ESPECTÁCULO.

En las tablas del teatro Independencia los artistas mendocinos ya mencionados ofrecerán un tributo al gran ídolo de América. Pero no sólo la música se convertirá en protagonista, sino que la solidaridad también dirá presente. Todo lo recaudado con el show será donado a Cáritas Mendoza y a la iglesia Sagrada Familia, al mando del padre Lalo, una de las personas que más cerca estuvo de Sandro durante sus 45 días de internación en el Hospital Italiano.

“Quienes quieran disfrutar de un espectáculo muy emotivo y colaborar con la parroquia Sagrada Familia pueden canjear sus entradas llevando alimentos no perecederos a las instalaciones del Automóvil Club Argentino (San Martín casi Amigorena). UNA LARGA LUCHA. Roberto Sánchez se convirtió en ídolo de multitudes, su fama traspasó las fronteras llegando a conquistar a toda América latina.

El 4 de enero del 2010, luego de permanecer 45 días internado en el Hospital Italiano de Mendoza, Sandro dejó de existir tras una larga e incansable lucha contra un enfisema pulmonar que padecía desde hacía once años, lo que le había causado numerosos ingresos a un sanatorio privado de Buenos Aires, antes de viajar a Mendoza para que se le practicara el trasplante.

Pese a su gravedad, el artista no bajó los brazos y, en más de una oportunidad, subió a las tablas del Gran Rex, donde realizó conciertos ayudado por un respirador, hasta que su enfermedad no se lo permitió más. El Gitano, como se lo apodaba cariñosamente, cuenta en su haber con medio centenar de éxitos discográficos en toda Latinoamérica y la participación en una docena de filmes.

Su nombre quedará guardado en el corazón de sus fans y, en especial, de sus “nenas”, como él había bautizado a sus seguidoras. Esas mujeres fueron las que lo consagraron y lo apoyaron a lo largo de toda su carrera, fueron las que en cada cumpleaños lo sorprendían fuera de su mansión, en Banfield, simplemente para desearle felicidades. Muchas veces Sandro retribuyó ese amor sacándose fotos con ellas, las invitaba a su casa y allí posaba junto a sus seguidoras, pero ya en los últimos años eso no le era posible.

Sin embargo, ellas estaban allí, con frío o calor, no importaba, lo esencial era hacerle saber a su ídolo que aún seguía siendo una luz para ellas. Y, sin dudas, el amor que cada una sintió por él fue el que se llevó a su tumba, el mismo que recibió de su gran amor, Olga Garaventa, quien estuvo junto a él día y noche, velando por su salud e integridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *