Roberto Sánchez - Sandro el Gitano - Polifacético

12 años sin la presencia física de Roberto Sánchez

Hoy, a 12 años de su desaparición física y en este articulo te contamos todo sobre la medida de tiempo de Sandro. Es muy sencilla de entender aunque difícil de aplicar

Un día como el de hoy Roberto Sánchez dejaba este mundo físico pero tu legado continua, como así también sus aventuras y curiosidades que desde aquí apoyamos todo lo que se hiciera para preservar el legado artístico y para enaltecer el legado cultural de Sandro el Gitano.

¿Conocen ustedes la «medida de tiempo Sandro»? ¿No?

La misma consiste en que un día no dura 24 horas, sino lo que su protagonista decida. De alguna manera y sin saberlo le hace honor a la teoría de la relatividad de Einstein y se sumerge en una vida de continuum espacio-tiempo donde los relojes se derriten, como en esos cuadros de Dalí.

Así la hora, el día, o la semana, terminan cuando las tareas propuestas se dan por realizadas. Una vez que la fiebre americana comienza a relajar, Sandro se da cuenta de que dispone de grandes cantidades de tiempo. Y se pone en marcha, a finales de los años ochenta, como una Máquina de Hacer. En un lapso de diez años el cantante desarrolla hábitos y hobbies decididamente eclécticos.

Son borbotones de ideas saliendo a la luz. Se transforma en artista plástico, exquisito chef de exóticas recetas, genial arquitecto de estilo rococó cuasi barcelonés (cuando puedan visiten su castillo en Pavón 3939, Boedo, hoy convertido en Centro de Artes y con un bar temático), y –por favor tomen nota de esto- hasta se hace tiempo para desarrollar ¡dos alter ego musicales!

Si Roberto no tenía shows inminentes retomaba sus estudios de música, que incluían arreglos, composición, contrapunto, armonía y orquestación. Así comenzó a dedicarle horas al ficticio “Juan Sebastián Sánchez”, intérprete de una música más intimista. Esas obras, igual que los instrumentales que compuso en las noches de vigilia mientras cuidaba a su mamá, las grabó bajo el seudónimo de Robert Della Nina.

Cuando su madre, Irma Nidia Ocampo murió, el 26 de agosto de 1992, él se encerró en su biblioteca para trabajar el homenaje. Seleccionó diez temas de ese repertorio ignoto, hizo los arreglos, el dibujo de portada y la dirección general de Penumbras, título de un disco que no editó masivamente, pero sí para su entorno más entrañable.

Un alter ego que nació para suavizar dolores y expresar el sentir del costado oculto del ídolo.

La vida de Roberto Sanchez, Snador, Sandro el Gitano, Sandro de America es tan grande, esta llena de historias y aventuras que hacen imposible que se lo pueda recordar en un solo post, articulo, hora, o día. ¿Se entiende por qué era único?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.